8 janvier 2010

Clara Sánchez Nadal 2010 entrevistas

En La Vanguardia 

Sánchez: "Me irrita que salven los que hacen daño"

Salida a la venta del libro 4 de febrero 2010
En el libro 'Lo que esconde tu nombre', la escritora se centra en una apacible pareja de ancianos que vive en la costa alicantina disimulando su pasado nazi
El argumento de Lo que esconde tu nombre, ganadora anteanoche del premio Nadal, se centra en una apacible pareja de ancianos que vive en la costa alicantina disimulando su pasado nazi. La aparición de un superviviente de Mauthausen que investiga su pasado da paso a un intenso thriller literario con ribetes del estilo Hitchcock. A la espera de su llegada a las librerías, Clara Sánchez, su autora, abrumada aún por el éxito, se afanaba ayer, desde su cuartel central instalado en el hotel Palace, en desvelar algunas de las claves de su obra.
¿Cómo surge la idea?

Al ver en la prensa una fotografía de un matrimonio nazi refugiado en el litoral español.

Ellos inspiraron entonces a ese matrimonio noruego que oculta su pasado nazi en un pueblo de Alicante. ¿Son también los principales protagonistas?

No. El libro lo protagonizan otras dos voces que hablan en primera persona. Sandra, una joven que bordea los 30 años, sin trabajo, que se ha quedado embarazada, y representa a esa juventud desganada, en plena desorientación vital, rodeados de muchos estímulos pero con pocas oportunidades. Ella ha conocido y ha tomado afecto a ese matrimonio del que nada sabe. En su mundo no se habla del bien y del mal, sino que predomina el relativismo. Con ella aparece otra voz, la de Julián, un republicano español superviviente de Mauthausen, que persigue a esos nazis. Ha vivido situaciones extremas y dice que el bien no es absoluto, pero que ha conocido el mal. Julián proviene del pasado y Sandra es el presente caótico.

¿Dos personalidades casi opuestas?

Pero unidas en una misma aventura. Julián advierte a Sandra que ha caído en la red casi sectaria de ese matrimonio. Sandra es la víctima pero al mismo tiempo duda ante el descubrimiento que le revela Julián porque la vejez dulcifica a la gente. Además tiene una relación amorosa con otro joven de ese mismo entorno nazi. Su situación se debate entre lo bello y lo siniestro.


Clara Sánchez (Guadalajara, 1955), ayer en el Palace de Barcelona /   Pedro Madueño
¿Por eso habla de thriller novelado?

Sí, hay mucha aventura e intriga, con mucha acción, puesto que todos los personajes se encuentran en una situación de la que tienen que salir. Julián recupera la ilusión de vivir y las ganas de venganza. Sandra avanza en su conocimiento de la vida. El miedo es otro protagonista. Aparece la capacidad de generar miedo en los demás; de sentir un miedo que nos impide actuar, de los fabulosos recursos mentales para superarlo. Hay una influencia de Hitchcock, es un suspense psicológico que estaría entre 
Otra vuelta de tuerca yEncadenados.

En otras obras suyas, como en Presentimientos, el paisaje era determinante.

Aquí también, la costa es ese lugar fronterizo, ideal para ocultarse, donde confluyen turistas, jubilados y todo tipo de gente.

Cuando habla de los "monstruos que se esconden tras una cara amable", ¿se refiere exclusivamente a ese mundo de los ex nazis o va más allá?

Es una reflexión más general. cuando leí sobre esa gente y vi a algunos que se habían instalado en la zona de Levante me irritó la impunidad con la que vivían pese a sus canalladas. Pero ellos sólo son el reflejo de toda esa gente que abusa de los demás pero que nunca lo van a pagar. Me irritan los que se salvan después de hacer daño.

¿Se inspiró en otros libros sobre campos de concentración?

No me motivó tanto lo que allí ocurrió, sino lo que sucedió después, cómo esos nazis han vivido disfrazados de honorables ancianos con su carrito de la compra.

Siguen existiendo esos personajes en nuestro litoral?

Yo conocí a algunos de ellos en los años 80 cuando residí en Dénia. Allí estaba Gerhard Bremer, un conocido jefe de las SS que había montado un hotel por donde pasaron otros antiguos jerarcas. España ha sido un refugio privilegiado para esa gente. Algunos viven con nombre y apellidos. Otros como Aribert Heim, médico que actuó en Mauthausen, ha vivido escondido y ha despistado a sus perseguidores. Es una parte de nuestra historia poco aireada.

¿Este deseo de venganza en Julián le lleva hasta desear la muerte de ese matrimonio?

Es más sutil. De hecho sabe que para ellos, como para él mismo, la muerte está ya cerca. Por eso actúa con un refinamiento psicológico que le lleva a minarlos desde dentro. Quiere para ellos algo más y esto lo descubriréis al leer la novela. 
JOSEP PLAYÀ MASET La Vanguardia 8/01/2010

Habrá que esperar al 4 de febrero, cuando la editorial Destino publicará 
Lo que esconde tu nombre.

En El  Periódico
Clara Sánchez: «He querido airear la impunidad nazi»


Mientras que el Premio Nadal, fallado la noche del día de Reyes, significa para Clara Sánchez la consagración y el reconocimiento a una trayectoria literaria de dos décadas gracias a una intriga psicológica sobre criminales nazis, el Premi Josep Pla ha distinguido la segunda novela de una joven voz, la de la periodista Llucia Ramis. La autora mallorquina ha hecho relacionarse a sus personajes en Barcelona como lo hacen los internautas en la red. Ambas novelas se publicarán el próximo 4 de febrero en Destino. 

La foto en un periódico de un matrimonio de ancianos, criminales nazis, que vivía impunemente en la costa del Sol sirvió a Clara Sánchez de punto de partida para 
Lo que esconde tu nombre, unthriller psicológico en el que Sandra, una joven embarazada, que duda en casarse con el padre de su hijo, se refugia en Alicante. Allí conoce a esa, aparentemente, agradable pareja y a Julián, un republicano superviviente de Mathausen que persigue a los dos nazis. 

–Explica que pasado y presente se funden.
–Hay dos mundos: el de Julián y los nazis, el pasado de un horror, y el presente de Sandra. Ella entra en una aventura desconocida de dudas y sospechas cuando Julián la avisa de lo peligrosa que es la gente con que vive.

–¿Qué papel juega la memoria histórica?
–A través de la novela uno puede informarse e indagar sobre ella. Pero es ficción. El hecho de que haya refugiados nazis viviendo aquí sin que nadie les moleste, es algo que había que airear. Estos monstruos me han servido para hablar del miedo ya que lo encarnan muy bien. Es un libro sobre el miedo que somos capaces de generar y de sentir y sobre las armas para vencerlo: la amistad y el amor. Los monstruos que más miedo dan son los que se ocultan bajo una cara agradable y he querido llamar la atención sobre las personas que, hagan lo que hagan, nunca pagan por ello.



Clara Sánchez. Foto: GUILLERMO MOLINER
–¿Y la documentación?
–Me he basado en noticias de periódicos, libros y recuerdos personales de Alicante sobre esa gente que vivía allí. También en reportajes donde hablan los supervivientes. 

–¿Los nazis sienten culpa? 
–No, ninguna. Hicieron lo que les mandaron y pensaron que era lo mejor para la especie. Las víctimas nunca han oído a ninguno retractarse ni arrepentirse.

–¿Se ha encontrado con algún nazi en casa del vecino?
–En Alicante vivía a la vista de todos un constructor muy próspero que aparece en la novela, Gerhard Bremen [ex-SS]. Estos monstruos son invisibles, representan todo lo que no vemos aparentemente pero que está ahí. Todos los nazis del libro se basan en personajes reales que pasaron por esa costa, como Aribert Heim. No me da miedo que se sientan aludidos. 

–¿Y la policía lo sabe? 
–No lo sé, pero imagino que habrá justificaciones de todo tipo. Según el centro Simon Wiesenthal, que se dedica a cazar nazis, España está a la cola de los países que han colaborado en su captura. No hemos sido nada activos.

–El tema del presente la persigue en toda su obra.
–Sí. Me cuesta analizar el presente porque todo pasa tan rápido que se me escapa. Desde pequeña he tenido la sensación de vivir en un mundo extraño, me sentía rara. Es lo que intento atrapar en mis novelas, que son realistas hasta que dejan de serlo porque me interesa descubrir lo que de irreal y extraordinario hay en lo ordinario.

–¿Qué influencias tiene? 
–La novela entronca con 
Otra vuelta de tuerca y Hitchcock. Dicen que recuerda a Encadenados. Contiene elementos muy cinematográficos.

–¿Por qué el horror nazi atrae a tanta gente?
–Porque no se comprende. Está fuera de los límites del ser humano entender que el exterminio estuviese tan organizado y sistematizado. Los psicópatas atraen y cuidado con ellos porque ocupan lugares de poder, son fríos y saben cómo manejar a los demás. Hay que estar alerta.
ANNA ABELLA El Periodico 8/01/2010

En El Pais


"El ser humano tiene una inclinación natural al abismo"


"Tengo como un detective en la cabeza que me hace buscar en el otro lo que no quiere darme; disfruto con lo que descubrimos sin que los otros quieran". Suerte que las entrevistas al ganador del Premio Nadal al día siguiente del evento son cortas, porque la afirmación de Clara Sánchez (Guadalajara, 1955) daría miedo si no fuera por su rostro afable.


En cualquier caso, sirve como explicación de la alta densidad psicológica con la que suele vestir a sus personajes, recurso que también está en Lo que esconde tu nombre, su novena novela y con la que ha obtenido la 66 edición del decano de los galardones literarios. Un matrimonio nazi de ancianos de incógnito en la costa alicantina; Julián, un ex prisionero de Mauthausen que les da cerco, y la treintañera Sandra, que busca sentido a su vida mientras trabaja en casa del matrimonio, son los tres escenarios humanos en los que, en una mezcolanza de novela negra, tema histórico y relaciones humanas habla "sobre el miedo y el coraje, sobre la valentía para darse uno cuenta de a qué tenemos miedo".
Pregunta. Como amante de la psicología: ¿cómo explica que el hombre deje impune a gente que cometió tales barbaridades?
Respuesta. Es que el ser humano tiene una inclinación natural a buscar el abismo, lo turbio. Y eso explica que no se persiga a veces según a quién o que se siga a un dictador o que veamos por televisión según qué comportamientos sin inmutarnos; lo sensato, como concepto, nos aburre.
P. Sandra apunta a personaje naif: no sabe casi nada del nazismo, qué hacer de su vida y está muy alejada del resto...
R. En la novela, los ancianos o Julián arrastran su pasado como verdugos o como víctimas y frente a ellos coloco a Sandra, que sólo ha visto un par de documentales sobre nazis y está ahogada por los problemas del presente; representan dos momentos históricos muy cercanos en el tiempo pero casi en las antípodas psicológicamente: estamos ante una fractura generacional como nunca antes entre mayores y jóvenes y esto impide cierto aprendizaje de la vida porque lo más importante lo aprendemos, siempre, a través de personas.

Clara Sánchez, ayer en Barcelona, - EFE
P. ¿De ahí la importancia de la psicología?
R. Como decía Stendhal, somos detalles, pura psicología, mente sobre cuerpo: engañar, aprender... Para esta novela, partí de una imagen que vi en la prensa y luego me puse a pensar qué habrían hecho esos dos nazis, qué yogur con calcio debían comprar y luego me metí en su casa a partir de los ojos de Sandra...
P. Lleva nueve novelas en 20 años y dos grandes premios. ¿Se atreve con un primer balance?
R. Estoy sorprendida de escribir siempre novelas sobre la actualidad, del presente, porque es en el presente cuando sentimos el calor del sol y la vida; quizá sea una manera mía de intentar retenerlo; igual escribo porque deseo poner este mundo tan cambiante en la mesa y frenarlo y pensar sobre él; lo que uno pone cuando escribe es el carácter.
P. ¿Y de qué otros caracteres se siente gemela?
R. De la tradición de Otra vuelta de tuerca, de Henry James: ir desvelando el trasfondo de las personas desde lo formal con estructuras sencillas porque el lector no tiene porqué ser fontanero. Contrapunto, de Huxley, Dos Passos y la novela negra también completan ese mundo.

P. ¿Naturalismo?
R. No, siempre hay algo kafkiano: este mundo me parece extraño.
P. ¿Extraño?
R. Sí, supongo que porque cambié mucho de lugar de vivir, mi padre era ferroviario y tanto cambio siempre produce una sensación de pérdida, de inestabilidad, de algo onírico; por eso me escondí en la lectura y el cine.
P. Hablando de cine, ponga casting a su novela.
R. El director, Martin Scorsese, por Uno de los nuestros pero también por La edad de la inocencia, eso de ofrecer dentro y fuera de uno... Julián tendría que ser Federico Luppi; para el matrimonio nazi necesito un casting y para Sandra, Scarlett Johansson con el pelo castaño. ¿O quizá una chica más dura? CARLES GELI El Pais  8/01/2010
Mas Informacion En savoir plus ICI AQUI




 

blogger templates | Make Money Online