23 février 2014

“Machado estaría ahora soñando con la República Federal Ibérica” Ian Gibson



 "Machado despreciaba la derecha española y
despreciaría la de hoy” Ian Gibson


Ian Gibson habla de la figura de los poetas andaluces de la guerra
como si hablara de su propia familia. Conoce como biógrafo oficial, la
vida exacta y el detalle de las obras de poetas como Antonio Machado o
Federico García Lorca. El ajuste de cuentas con la historia a tan altos
nombres tiene aún capítulos pendientes. Desde su barrio de Lavapiés en
Madrid y con la reciente publicación de un libro infantil sobre los
poemas más populares de Machado, denuncia “los 130.000 cadáveres que
todavía hay en las cunetas”. Falta aún por hacer un importante camino
para andar en la verdadera justicia de la memoria, como diría el poeta
Machado, de cuya muerte se cumplen hoy 75 años.


Hispanista inglés, se ha definido en algunas ocasiones como
un “guiri entrometido” con la investigación de los poetas españoles más
consagrados de la guerra civil. ¿Qué fue lo que le conmovió de Machado
para iniciar una profunda investigación de su obra?

Lo del guiri y de la intromisión es una broma española, claro está
(entre risas). Han sido muchos años de frecuentar la obra de Machado y
de ir adentrándome en ella poco a poco. Él es mucho más que el poeta de Campos de Castilla,
el primer libro suyo que leí, y poco a poco le fui conociendo en otros
aspectos de su trayectoria literaria y humana. Juan de Mairena, por
ejemplo, me impresionó y me sigue impresionando. Como yo ya sabía
francés antes de empezar a aprender español, había leído a Baudelaire y
Verlaine y me interesó en seguida la influencia sobre el joven Machado
-el Machado de las Soledades- de la poesía simbolista francesa, sin la
cual no es el poeta que es. En fin, como todos los grandes escritores,
tiene muchos matices, mucha enjundia. Y las ideas políticas claras.


¿Cuándo decidió hacerse biógrafo personal del poeta?
Cuando ya iba terminando mi biografía de Dalí, después de la de
García Lorca, mi intención era seguir con Luis Buñuel y así llevar a
buen puerto mi soñada trilogía de los tres amigos. Pero no pudo ser. Los
editores no estaban dispuestos a invertir un dinero adecuado en el
proyecto, alegando que Buñuel no era tan conocido mundialmente como
Dalí, etc., y que no lo recuperarían. Fue una gran decepción. Al ver
frustrado aquel proyecto decidí escribir la biografía de Antonio
Machado, sabiendo de antemano que iba a ser imposible que la tradujesen a
otros idiomas. Y así ha sido. Después pude rescatar mi proyecto
buñueliano, pero solo he logrado la primera mitad de su vida.


¿Qué poeta diría que esta más de moda en estos tiempos: Machado o Lorca?
Muchísimo más Federico, no hay comparación. Lorca es un creador más
polifacético que Machado. Y, por otro lado, el teatro de Machado –bueno,
de Machado y su hermano– hoy no interesa más que a los estudiosos
mientras no hay día en que, en algún lugar del mundo, no se repongan
obras del granadino. A mí no me cabe duda: Lorca es el gran genio.


¿Qué puntos comunes destacaría entre ambos?
Los unía el fondo común andaluz, desde luego, y la pasión por la
cultura popular del sur. Se conocieron en Baeza, como se sabe, cuando
Lorca era todavía más músico que poeta, y Machado se dio cuenta en
seguida de que aquel joven estudiante era un portento. Siguió con
fascinación su carrera ascendente y me consta que salió tan conmovido de
una representación de Bodas de sangre que le escribió al respecto. Su elegía al poeta tiene versos escalofriantes.


¿Cómo hablaba a sus alumnos ingleses de Antonio Machado?
¡Apenas recuerdo! ¡Fue hace tantos años! Creo que les invitaba a
comparar los poemas castellanos de Machado con los de los poetas
“paisajistas” británicos del siglo XIX. Por cierto, me fascinó, cuando
escribía mi biografía, descubrir que conocía la poesía de Robert Burns,
que canta las tierras altas de Escocia con tanto fervor como Machado la
altiplanicie soriana.


¿Se arrepiente alguna vez de haber dejado las aulas en las
universidades de Belfast y Londres para lanzarse a la aventura de
conocer a fondo la vida de poetas exiliados y represaliados de la guerra
civil?

En absoluto, aunque fue una locura porque, como todo el mundo sabe,
casi nadie puede vivir de los libros. Me apresuro a señalar que no lo
habría podido hacer sin el apoyo incondicional de mi mujer y -aunque no
pudiesen elegir- de mis hijos. Descubrí mi vocación de hispanista
gracias a la obra de Lorca. Haber sido su biógrafo es mi mayor
satisfacción. Lo cual no quiere decir que no esté medianamente contento
con la de Machado. Reconozco que me costó más llegar al fondo del
pensamiento filosófico del poeta, al no tener los estudios suficientes,
pero ningún biógrafo es perfecto.


Machado murió olvidado en el exilio. Tardaría muchos años en
poder leerse de nuevo su obra en la España democrática. ¿Se ha hecho
realmente justicia a estos poetas marcados por la Guerra Civil española?

Creo que no. Tampoco a los otros exiliados. Tampoco a los muertos. El
Estado español no ha hecho los deberes con las víctimas del franquismo.
Creo que es una vergüenza. Una vergüenza cada vez más denunciada fuera,
y con razón. ¡130.000 cadáveres todavía en cunetas! Machado despreciaba
la derecha española y despreciaría la de hoy, que al parecer no ha
aprendido nada de la historia. Todavía no sabemos exactamente dónde
yacen los restos de Lorca, que sigue siendo el desaparecido más célebre
–y más llorado– de la Guerra Civil. ¡Si ni sus propios familiares
quieren localizarlo, con argumentos que no convencen a nadie! Me parece
lamentable. Mi opinión es que España no podrá levantar nunca la cabeza
si no resuelve este asunto, que sería muy fácil si la derecha tuviera
una pizca de magnanimidad. Hay una excepción que nunca dejo de señalar:
el PP de Málaga, con Paco de la Torre a la cabeza, que no ha impedido la
exhumación de tantos miles de víctimas de la vesania fascista.


Si volvemos a gobiernos de derechas sin interés por la
cultura, ¿cómo se puede rescatar la memoria de poetas como Lorca o
Machado en las escuelas o bibliotecas públicas? La publicación reciente
de su libro Machado para niños y niñas ¿es un intento de erradicar esa falta de conocimiento?

Pese a dichos políticos la verdad se va conociendo poco a poco y
tengo puestas muchas esperanzas en la actual Junta de Andalucía, al fin y
cabo también Estado. ¡Por lo menos en un punto del país está en el
poder un gobierno progresista! No conozco a Susana Díaz pero me gusta su
discurso. Le deseo mucha suerte. A ver si Andalucía logra ser la
reserva moral, ya que no espiritual, de España. En cuanto a mi librito
sobre Machado, la idea del editor me parecía admirable y acepté. Creo
que las ilustraciones son muy bellas. A estas alturas yo solo creo en la
cultura. Y si no le damos cultura a los niños, que son el futuro, ¿qué
pasará con el país?


¿Cómo vería Machado este panorama de crisis y recortes en la
educación cuando su padre Demófilo y él mismo eran firmes defensores de
la Institución Libre de Enseñanza?

Yo creo que estaría profundamente decepcionado y crítico con el
sistema. Los Machado eran republicanos inveterados y muy antiborbónicos.
Me permito creer que en estos momentos D. Antonio estaría soñando con
la República Federal Ibérica.

 Via Andaluces.es

































“Machado estaría ahora soñando con la República Federal Ibérica”
 

blogger templates | Make Money Online