21 novembre 2009

RÚBEN GARCÍA CEBOLLERO RENTREVISTA por Rosa Ramos


ENTREVISTA A RÚBEN GARCÍA CEBOLLERO
Por Rosa Ramos

 ¿Quién es Rubén García?

Soy un escritor tenaz, acostumbrado a trabajar con tiempo y sin prisas en un mundo en donde todo parece que fuera para ayer. Me gusta la historia, y desde los 14 años he escrito de todo en catalán, castellano y algunas veces en inglés. He recibido algunos premios pero los premios no sirven para descubrir autores, sino para descubrir lectores. La mayor parte de lo que he escrito sigue en un cajón sin publicar. Por ejemplo, el ensayo¿Por qué no creo en los políticos?”, u otras novelas que nunca he enviado a una editorial. En el año 1998 decidí escribir sobre la batalla del Ebro de otra manera, desde el punto de vista de la gente de ambos lados del conflicto, intentando no juzgar lo que hacían o dejaban de hacer. Tuve suerte de que en 2004 la novela quedara finalista del premio Planeta, pero no lo publiqué hasta que hace un año una editorial de Madrid se intereso en ello. Es muy curioso, ya que mi agente literario les presento la primera novela de una trilogía apasionante sobre los Almogávares, ahora mismo estoy terminando la segunda novela, y entonces decidieron publicar “Ebro 1938, la batalla de la Tierra Alta”, que para  mi es mucho más que una simple novela. Mucho más que un hombre, que una pasión y que un paisaje.

 ¿Por que se intereso Rubén García en la batalla del Ebro?

Precisamente empecé un blog (ebro1938.blogspot.com) para poder explicar mi interés por la batalla del Ebro, que viene de lejos, del 1998. Mi padre me explicaba como su abuelo no podía encender cigarrillos de noche, en el Ebro, ya que el enemigo los disparaba en cuanto veía la luz. Me estaba acabando de licenciar en Derecho y decidí intentar comprender aquel odio, aquella brutalidad, aquella estupidez. De alguna manera ha sido mi aportación a lo que ahora llaman “memoria histórica”, pero que fue olvidado durante demasiado tiempo por los poderes públicos. Lamentablemente mucha gente ya ha muerto y se han perdido preciosos testimonios, de todos modos las historias que se tienen que contar están por encima de mis propios intereses.

 Háblenos de los personajes, ¿alguno de ellos existió realmente o son hijos de la ficción?

Obviamente uno de los personajes es mi bisabuelo, Pedro, que sobrevivió a la batalla del Ebro, y del que explico una escena muy tierna que vivió con mi abuela, pero de hecho el personaje del “bisabuelo” no es realmente histórico sino hijo de la ficción a causa de los datos que tenía. Dentro del universo de “EBRO 1938 (la batalla de la Tierra Alta)” hay muchos personajes “reales” o “históricos”. A mi me gusta hacer las cosas tan bien como me es posible, y documentar y estudiar incluso la manera de transmitir el “caos” de la batalla. Por eso si Hitler aparece pidiendo la hora no es por que no sepa que llevaba reloj, sino porque sé que preguntaba la hora por que acostumbraba a no darle cuerda. El capítulo dedicado al Pacto de Munich, o el de la despedida de les Brigadas Internacionales están llenos de detalles. Creo, como decía la poeta catalana Mercé Rodoreda, que la vida está en los detalles. Me arriesgue a escribir una novela que no se escondiera, ni me escondiera,  ni escondiera nada en absoluto. Eso guste o no hace que importe tanto la parte de ficción de la que se ocupan los personajes, ya que los considero símbolos, parte de una historia en minúscula que necesitan de toda la novela, para ser revelados. A menudo la Historia con letras mayúsculas es excesivamente aburrida o tan partidista, que se olvida de las emociones. Quise conservar les emociones que palpitaban a orillas del Ebro.

¿Qué valoración da a los premios literarios?

Me presenté una vez al Planeta y fui finalista como ya he comentado con el pseudónimo de Pablo de la Torriente Brau, en homenajee a un periodista muy apreciado de mi amiga escritora, Margarita Aldanàs, de Cuba. Pero los premios literarios no son tan importantes, no sirven para que alguien escriba mejor y ni siquiera para poder publicar en condiciones. Muchos de ellos son operaciones de marketing obvias, y para mi el verdadero premio es tener lectores. Esa es la razón por la que me gusta que aparezca mi correo electrónico en los libros que publico. Puede sorprender el correo electrónico de alguien que no conoces y a quién has aportado algo nuevo, ya sea conocimiento o placer, i va mucho más allá que los jurados, publicidades o premios. Me encanta comunicarme, aunque es cierto que he recibido algunos premios, cada vez será más difícil que los reciba, principalmente por que si no te presentas, no puedes ganar. Y ahora no siento la necesidad de participar. La mayoría me parecen descaradamente corruptos.

¿Qué piensa de la ley de la memoria histórica?  ¿Y la reapertura de tumbas como la de Lorca?

La Ley de la memoria histórica es una vergüenza, lo llevo diciendo desde hace tiempo. Vergüenza por que es mejor hacer las cosas bien, que hacerlas con un poco de guasa”, como si no tuvieran la importancia que tienen. Por otra parte, como escribí un trabajo en la UOC (Universidad Abierta de Cataluña) sobre la museización de los espacios de la batalla de l’Ebro en el que decía: “se ha dejado la idea de museización de los espacios en manos de gestores que no se han formado para tal finalidad en la materia esencial: comprender el territorio, y además en la mayor parte de los casos no la aprecian suficiente como para renunciar al sueldo, y conservar la dignidad ante la degradación y la pasividad que padecen los vestigios bélicos”. ¿Qué se hizo de los sentimientos? No sé si has leído mi poema “Ferides” (Heridas, leer el poema al final del articulo) en el explico por que vivimos en un país que todavía no está “cateuritzado”. La memoria es selectiva, y toda historia tiene que intentar ser objetiva, tarea bastante complicada cuando a los acontecimientos los hacemos “subjetos”. Esta paradoja me persiguió durante la escritura de las diferentes versiones de la novela. Por cierto, la muerte de Lorca aparece con la teoría del primo asesino que habría dicho: “En Granada estábamos hartos de maricas. Acabamos de matar a Federico García Lorca. Le dejamos en una zanja. Y yo le pegué dos tiros en el culo. Por marica.”.
Creo que la reapertura de les tumbas es positiva para las familias que lo necesiten. En el caso de Lorca debe respetarse la voluntad familiar, aunque no la comparto. No sé si has leído “El general del ejército muerto” de Ismail Kadaré, pero es una buena novela para reflexionar sobre esta búsqueda de la memoria en las tumbas.

¿A que tipo de público piensa que su libro puede interesar?

Creo que es una novela que puede interesar a todos los públicos. A mi me gusta escribir para las mujeres, esto puede sorprender en una novela bélica, pero un poeta siempre encuentra historias de amor o historias más fuertes que la muerte. En EBRO 1938 hay bastantes historias de mujeres, pero a mi me encanta la de Carmela Miró, la bibliotecaria del Servicio de Bibliotecas del Frente. Lo único que espero es que quien lea la novela la disfrute, aprenda algunas cosas y comprenda que las guerras no tienen ningún sentido, ni el odio, ni el desamor. Me haría feliz saber si a alguien que lee la novela, se identifica con las ideas comouno nunca sabe su precio hasta que se lo aciertan”, o “hasta que punto se ama alguna cosa hasta que se ha perdido”. Los que han leído la novela por ahora me han comentado que no se puede olvidar a los personajes cotidianos como Basilio Perich, Pedro Hernández, Pablo Uriguen, Diego Zaldívar, Maik O’Donnell Berger, Ulrich, Jerzy, Carmela Miró, Josep Camps, Andrés Muro, Sebastián Ortiz e Isidoro Carmona o Elena Domínguez. Creo que todos nos interesamos por las emociones, y con EBRO 1938 siempre palpita el corazón de los que sabemos que “los hay que nunca se rinden”. Rosa Ramos

Heridas

by Ruben García Cebollero
Hay paredes que sangran silencios infinitos.
Hay impactos que guardan las grietas del recuerdo.
Hay manchas que señalan la voluntad del odio.
Antes de que naciera
se cubrían las paredes de disparos
con el desconsolado grito de las noches
donde se fusila a hilos de prisioneros
que nunca regresaron a las casas
de noche interminable como el llanto
de las mujeres que esperan el milagro
absolutamente imposible.
Miro en silencio la pared desnuda
y en los tímpanos tiembla
el país donde aún no ha habido tiempo
de borrar los balazos.
 

blogger templates | Make Money Online