11 novembre 2009

Carlos Saura rueda en Sevilla ‘Flamenco, flamenco’, un homenaje a la nueva generación de los tablaos



< Carlos Saura Carlos Saura dice que no es un experto del flamenco. «Solo soy un enamorado», afirma. Y tanto. 15 años después de estrenarFlamenco, el cineasta más libre del panorama español presenta ahora Flamenco, flamenco, otra película musical que está rodando en Sevilla y que muestra el «poderorísimo nuevo talento» de artistas como Sara Baras, Farruquito, Eva Yerbabuena o Miguel Poveda. Es, además, la sexta colaboración entre Saura y Vittorio Storaro, un maestro de la dirección de fotografía que ha trabajado con los más grandes y cuyo currículo contiene tres Oscar (Apocalypse NowEl último emperador y Rojos).
No es Carlos Saura (Huesca, 1932) un cineasta anclado en el pasado. Está encantado, por ejemplo, con las bondades del libro electrónico. Por no hablar de las cámaras de foto digitales. Si le gusta todo lo novedoso, ¿por qué no centrarse en los nuevos caminos de una de sus pasiones, la música? El director de títulos imprescindibles del cine español, como La caza (1966) o ¡Ay, Carmela! (1990), comentó ayer en Sevilla que sus primeros recuerdos del flamenco vienen de cuando tenía cuatro o cinco años y escuchaba cantar a los milicianos que combatían a los fascistas en la guerra civil. «Era un flamenco muy popular que se cantaba en las calles. También ocurrió durante la posguerra», destacó el cineasta.

< Miguel Poveda
En 1995, el director aragonés estrenó su particular homenaje a los tablaos, Flamenco, una bella sucesión de números musicales en la que contó con artistas como Carmen Linares y Enrique Morente. Después, vinieron otras dos ofrendas a músicas de otros países: Tango(1998) –que fue nominada al Oscar de habla no inglesa– y Fados (2007).
Flamenco, flamenco es la vía que tiene Saura de decir que el duende evoluciona, que el flamenco es una música viva proyectada hacia el futuro. Por eso, se quita el sombrero ante los jóvenes talentos que están buscando su camino en España y fuera de España. «Todos ellos –comentó– tienen mucho que ofrecer tanto dentro de la más pura ortodoxia como a través de las nuevas vías de fusión y colaboración con otras músicas».


< Sara Baras, de rojo
Saura abrió ayer a la prensa las puertas del Pabellón del Futuro de la antigua Expo de Sevilla, ciudad para la que ha diseñado el cartel del Festival de Cine Europeo. Flamenquísimo cartel, por supuesto. El escenario de la película resultaba impactante. La bailaora Sara Baras, de rojo, derrochaba su arte en un tablao inundado por réplicas gigantes de cuadros de Julio Romero de Torres, uno de los artistas más respetados y amados por Saura, que siempre lo ha defendido pese a que algunas voces lo han calificado de trasnochado.
Otro de los platos fuertes del recorrido musical que propone Flamenco, flamenco es la luz. Y aquí el director Saura pasa la palabra al director de fotografía, que, sin embargo, rechaza ese nombre por rimbombante y prefiere el de «autor de la fotografía». O, incluso, el de «cinematógrafo». Vittorio Storaro (Roma, 1940) comentó que la paleta de colores de la película viaja desde el atardecer hasta la noche y el amanecer. Hay de todo: verde esperanza, azul intenso y rojizo aranjado.


< Eva Yerbabuena
Storaro es toda una autoridad de la fotografía que ha trabajado con los más grandes. Por ejemplo, Bernardo Bertolucci, que es «todo interioridad» y Francis Ford Coppola, que es «todo exterioridad». Pero lo que le ha dado Saura no se lo ha dado ningún otro cineasta. «Él me enseñó que el cine no tenía ninguna necesidad de albergar una historia tradicional. Una película se puede entender perfectamente a través de la luz. Solo hay que visualizarla», comentó. Via El Peridico OLGA PEREDA
Entrevista Eva Yerbabuena










Miguel Poveda







 

blogger templates | Make Money Online