20 juin 2009

El Grec El festival de verano de Barcelona

Ces spectacles sont tellement de qualité que je ne peux me retenir de vous en faire part.
Vaya certamen que año tras año nos va brindando Barcelona. Sigue tan bueno como siempre. !Aun recuerdo cuando se empezo a programar como nos colabamos por las rejas  de Montjuich!En aquel 1976  eramos pobres y avidos de cultura. Fue todo un acontecimiento despues de tantos años de oscurantismo franquista. Ahora todo esta muy bien estructurado pero entonces era una explosion de alegria y espontaneidad, de comunicacion entre un pueblo y un publico entusiasta llevado por la alegria de la libertad . Casi un acto espontaneo de fusion entre el "pueblo" y los artistas que daban lo mejor que tenian dentro de sus corazones, mas alla del mero espectaculo.
lasonieta ladeloslibros
Y este año......
El Grec ha arrancado ya ! 
 (Portal de El grec para los que leen o adivinan el catalán y en Facebook
 Lo hace por primera vez con circo, símbolo de la pujanza de esta disciplina y, también, de la apuesta del director del festival, Ricardo Szwarcer, por alcanzar al público familiar. No es la única apuesta del Grec: 19 de los 66 espectáculos que el festival presenta este verano provienen de Italia. Desde el teatro de Romeo Castellucci, Pippo Delbono y Luca Ronconi a la música de la Orchestra di Piazza Vittorio o Vinicio Capossela.
O al fascinante circo repleto de simbología primigenia de Marcello Chiarenza y Alessandro Serena, los directores de Arcipelago Circo Teatro, quienes bajo el evocador título de El jardí dels estels dan el pistoletazo de salida esta noche y mañana con todas las entradas vendidas. El anfiteatro de Montjuïc y sus jardines se llenarán durante dos horas no sólo de público sino también de acróbatas kenianos, un clown de commedia dell'arte, artistas de circo europeos e incluso una veintena de estudiantes de la escuela de circo Rogelio Rivel. 
El gec Barcelona
El jardí dels estels parte de un espectáculo previo de la compañía, Criaturas, que se representa en el anfiteatro ampliado con dos nuevos acróbatas, al que se le ha añadido una continuación ya fuera de las gradas, en los jardines del teatro Grec. Criaturas se inspiraba en el Cántico de las criaturas de San Francisco de Asís, en el que el hombre canta a la naturaleza, al universo y da gracias a Dios. “El Cántico es la condición del hombre que mira a las estrellas y quiere transformar la tierra en un jardín porque se reconoce como espejo del paraíso del mar superior que es el cielo. Ahora hemos ampliado la obra llevándola naturalmente desde abajo a arriba, desde las gradas al jardín que se habrá ido construyendo, lleno de presencias extraordinarias, tanto de artistas como de objetos simbólicos. El espectador baja al anfiteatro, donde inicialmente hay desolación, hay plegarias al cielo y que es la antecámara del perdón, ya que volverá a subir al jardín al final, como si fuera un bautizo. Un jardín en el que encontrará artistas-estrella, navegantes en un mar de cielo y, finalmente, el triunfo del sol”, explica Alessandro Serena, director artístico del espectáculo.

Serena, que además es profesor de Historia del circo en Milán, reconoce que durante muchos años “ha habido un apagón de circo en Europa, sobre todo tras la Segunda Guerra Mundial, cuando más éxito tiene el espectáculo reproducido, mientras que antes, en los años 20, el circo y el teatro de variedades eran la forma de entretenimiento popular más extendida en el mundo. Luego, 50 años de apagón, a veces por fallos propios, por alejarse de la gente. Ahora, regresa”.

Para Serena es natural que vuelva el circo, porque es capaz de unir muchas contradicciones, “para unos es pobreza, patetismo, para otros perfección, trabajo en comunidad, la fuerza del grupo y también la del hombre solo. E incluye tres ingredientes, el virtuosismo del cuerpo, el trabajo con animales y el clown, que están conectados con algo muy profundo del ser humano: desde superar los límites, a la atracción por lo diferente de ti mismo, el animal,con mitos como el centauro, y, claro, reír, algo único del hombre. Son elementos ancestrales, a los que el circo cada vez pone un traje diferente”. Pero, sobre todo, añade, “todo lo que pasa en el circo es verdad. Y como decía Goethe, ‘ya me gustaría que mis actores fueran como los alambristas, a los que una actuación mala se la ves sólo una vez’”.

Para Marcello Chiarenza, que dirige la obra globalmente, “el hombre no puede vivir sin mitos, aunque sea el fútbol. El arte contemporáneo lo ha transformado todo en más intelectual cada vez, pero el hombre no es sólo cabeza. Hoy queremos volver al sentido de las cosas, que también necesita ojos y corazón. Y el circo ofrece respuestas”. Por eso, reflexiona que se ve “como un artista medieval, tratando de avanzar hacia el futuro mirando al pasado, recuperando el lenguaje de los símbolos, el más transversal de la cultura. Eso y el juego: no busco la perfección de los números, aunque los acróbatas son muy buenos, sino, sobre todo, el intento”. Via La Vanguardia
et voilà 
 

blogger templates | Make Money Online